Ejercicios de español para extranjeros pseudoimprovisados - LAE Formacion
3773
post-template-default,single,single-post,postid-3773,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,columns-3,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Ejercicios de español para extranjeros pseudoimprovisados

Cursos de formación de profesores de ELE

Ejercicios de español para extranjeros pseudoimprovisados

Cuando vamos a clase siempre sentimos ese hormigueo en el estómago, son nervios. Estos nervios son inevitables y necesarios, son parte de los buenos profesores de ELE. A pesar de llevar nuestro plan de clase claro y organizado, los nervios siempre están ahí, y me encantan, significa que me importa lo que hago y quiero que salga bien. Siento esa sensación todos los días y llevo dando clase desde 2010, no quiero que se vaya.

Sin embargo no todo es planificación en el aula, muchas veces los chicos nos sorprenden comprendiendo fácilmente algo que pensamos que sería más complejo o al contrario, demostrando más dificultades de lo esperado. Si cada persona es un mundo, cada grupo es un universo diferente y su ritmo de aprendizaje es variable. Por eso, muchas veces hemos de adaptar nuestra sesión a las necesidades de los estudiantes lo que puede suponer un problema que gestionar si no tenemos mucha experiencia. Normalmente estas improvisaciones implican usar actividades que no habíamos preparado, en consecuencia, no tenemos más materiales que boli, papel, rotulador y pizarra para crear una actividad que se adapte a nuestro lenguaje objetivo y genere un aprendizaje significativo.

Echa un vistazo a uno de nuestros blogs más populares: Versatilidad de materiales ELE-minimizar esfuerzos y rentabilizar el tiempo

Para orientar a los profesores que hayan empezado su carrera recientemente y para compartir ideas con aquellos que sean más veteranos, os proponemos algunos ejercicios de español que podemos realizar prácticamente sin materiales del tipo “El minuto de preguntas” o “El mercadillo chiní-chinó” que hemos visto en otras entradas anteriores. Todas ellas pueden adaptarse a diferentes niveles y momentos de la clase, es solo cuestión de tener en cuenta las necesidades de la clase, así para un nivel más alto se podrían usar como warmer mientras que para otro más bajo sería posible usarlas como tarea final o incluso como una práctica de nivel intermedio.

Ejericios de español de interacción oral

Microdebates (tres o cuatro folios y un boli)

Consiste en producir debates sobre diferentes afirmaciones del tipo: viajar solo es mejor que hacerlo con otras personas, las nuevas tecnologías nos hacen menos sociables, ver series es mejor que ver películas, etc… Adjudicamos a cada mesa un tema (podemos escribirlo en una hoja de papel para que sirva de referencia a los estudiantes) y dividimos la clase en alumnos A y alumnos B. Los A estarán de acuerdo con la afirmación, mientras que los B estarán en contra siempre. Les damos 3 minutos por tema y los hacemos rotar por las diferentes mesas y temas. Para cerrar la actividad podemos poner en común los mejores argumentos que nos ha dado nuestro compañero a favor o en contra de uno de los temas abordados.

Ni sí, ni no, ni blanco, ni negro (no precisa materiales)

Recuerdo que era uno de mis juegos favoritos cuando era pequeño para después de comer en la piscina haciendo la famosa digestión. El juego consiste en tener una conversación normal con otra persona pero si esta dice sí, no, blanco o negro pierde y el turno pasa a otra persona. Podemos crear otra versión con otras cuatro palabras prohibidas. Esta actividad sirve para desarrollar diferentes estrategias comunicativas por lo que puede ser muy útil en niveles A y B. La actividad es muy flexible en cuanto a su temporalidad y el lenguaje objetivo que queramos trabajar.

La fiesta (no precisa materiales)

La dinámica de la fiesta es sencilla, solo tenemos que adjudicar en a cada uno de los estudiantes una característica de su personalidad en secreto, algo que sea un poco raro, una pequeña manía. Por ejemplo, James está obsesionado con la limpieza, Marie solo habla de deporte, Giulia odia el contacto físico,  y así hasta dotar a todos los estudiantes de un rasgo especial.

Ponemos algo de música para ambientar la situación de la fiesta y les animamos a interactuar durante cinco minutos. Cuando cortamos la música les pedimos que identifiquen la particularidad de cada uno de ellos, el alumno en cuestión dirá si lo que han apreciado sus compañeros es correcto o no, en caso de no serlo les dará alguna pista hasta que lleguen a la conclusión adecuada.

Las cuatro esquinas (no precisa materiales)

Establecemos que cada una de las esquinas de la clase está relacionada con una opinión: muy de acuerdo, parcialmente de acuerdo, en desacuerdo y completamente en desacuerdo. Los estudiantes están en el centro de la clase y nosotros lanzamos una afirmación: el dinero da la felicidad. Los alumnos deben dirigirse a la esquina que representa su opinión. Si se forman grupos les pedimos que desarrollen sus opiniones pero en caso de que se quede algún estudiante solo, le propondremos que compare su opinión con algún otro grupo.  A continuación les indicamos que vuelvan al centro de la clase y repetimos la dinámica.

Ejercicios de español de expresión oral

El dibujo surrealista (un folio y un bolígrafo por estudiante)

Doblamos un folio en blanco por la mitad, y les decimos que van a dibujar lo que quieran, el tema es libre, solo hay una condición, el dibujo que vamos a hacer debe tener unas líneas que se extiendan un poco por el otro lado de la hoja, solo unos trazos. La idea es que luego su compañero continúe el dibujo sin haberlo visto, pero eso todavía no se lo adelantamos para incluir el efecto sorpresa en la dinámica. Les damos 3 minutos para hacer su dibujo y al terminar es cuando les comunicamos el intercambio de papeles. Pautamos otros 3 minutos para completarlo y al concluir les decimos que ahora pueden desplegarlo. Se generarán muchas emociones en este momento: sorpresa, admiración, diversión, etc… algo que ya hemos comentado varias veces en nuestro blog que es muy positivo para el aprendizaje. Ahora les indicamos que van a pensar un título para su obra, y cuando lo tengan van a pensar una interpretación. Podemos contextualizar la actividad de muchas formas diferentes: son críticos de arte, visitantes del museo Reina Sofía, profesores de arte en la universidad o cualquier otra situación comunicativa real que se nos ocurra.

De espaldas a la pizarra (pizarra y rotulador)

Esta dinámica es bastante empleada por lo profesores en las aulas de ELE y es un buen recurso para trabajar léxico. Pedimos un voluntario para salir a la pizarra, le pedimos que se siente en  una silla que estará dando la esplada a la misma. Escribimos una de las palabras que estamos trabajando en ella y pedimos a uno de sus compañeros que le dé una pista sobre esa palabra. Vamos pasando por cada uno de los estudiantes que darán una pista diferente y al terminar el voluntario dirá la palabra que piensa que es. Si es correcto le pedimos que haga una frase con esa palabra, le daremos un gran aplauso y pasaremos a trabajar con otro estudiante. Para llevar al aula esta actividad tenemos que tener en cuenta el número de estudiantes que tengamos, ya que si la clase es demasiado numerosa deberíamos hacer agrupaciones más pequeñas para maximizar el STT.

Voy a la compra y compro (no necesita materiales)

Usar el “voy a la compra y compro” para trabajar léxico puede resultar muy divertido ya que la actividad se plantea como un desafío memorístico. Todos los estudiantes repetirán “Voy a la compra y compro” antes de intervenir. El primero dirá una cosa, el segundo repetirá lo dicho por el primero y añadirá otra cosa y así sucesivamente, es decir, se van acumulando todas las palabras. Por ejemplo:

Estudiante 1: Voy a la compra y compro un elefante.

Estudiante 2: Voy a la compra y compro un elefante y un gato.

Estudiante 3: Voy a la compra y compro un elefante, un gato y un perro.

La actividad finaliza cuando consideremos que ya es suficiente vocabulario. Cerramos con un gran aplauso para el último estudiante. Previamente habremos tenido en cuenta la competencia comunicativa de los estudiantes, empezando con aquél que tenga menos nivel así no se encontrará con una dificultad muy elevada.

Hay muchas ideas para preparar ejercicios de español para extranjeros que no requieren mucha preparación. ¿Qué actividades se te ocurren a tí? ¡Síguenos en Facebook y déjanos tu opinión a través de un comentario!