¿Es la enseñanza de ELE para mí?

enseñanza de ELE

Si lo que deseas es ampliar tus oportunidades laborales, desarrollarte profesionalmente, tener flexibilidad horaria, conciliar la vida laboral y la vida familiar, viajar por el mundo o vivir en el extranjero, conocer nuevas culturas, tener un trabajo estable o trabajar por cuenta propia, ¡la enseñanza de español como lengua extranjera seguramente es la profesión ideal para ti!

Si algo hace enriquecedora la enseñanza de español es la variedad de perfiles de quienes la imparten. Y es que hay profesores de español de todas las edades, con una variada formación académica y experiencia profesional, provenientes, a su vez, de distintos países y culturas.  Todo esto hace que la oferta laboral en el mundo ELE sea muy amplia, por lo que es muy fácil para los docentes encontrar un trabajo que responda fielmente a sus intereses, necesidades, vocaciones y motivaciones particulares.

¿Tienes lo que se necesita para enseñar español?

 Si estás pensando en redirigir tu carrera y comenzar a enseñar español como lengua extranjera (ELE), ¡enhorabuena! Estás a punto de comenzar una carrera maravillosa que te beneficiará tanto en  lo personal como en lo profesional. Sólo por nombrar algunas de las ventajas, además de ser una profesión en auge y con una gran proyección internacional por el crecimiento de la demanda de personas que están buscando aprender español en todo el mundo (más de 21 millones de personas lo estudian), a nivel personal ofrece grandes posibilidades de crecimiento y desarrollo, como lo son el aumento de relaciones personales, la  interacción con distintas culturas, la flexibilidad horaria, la conciliación entre la vida laboral y familiar, el desarrollo de la creatividad, el aprendizaje continuo, entre otras. Pero, ¿qué necesitas para convertirte en profesor de ELE? ¡Descúbrelo aquí!

Ver: ¿Qué salidas tengo como profesor de ELE?

Dominio del idioma. Un paradigma que se ha ido desvirtuando en los últimos años es que sólo las personas nativas en español pueden enseñarlo; no obstante, sí es indispensable un dominio profundo del idioma, equivalente a un nivel avanzado (mínimo C1). Esto significa que tanto un nativo como un no nativo pueden desempeñarse como profesores de ELE desde que cuenten, no sólo con un gran conocimiento del español, sino también con la preparación adecuada. Pero, ¿cuál es la preparación adecuada?

Formación en enseñanza de ELE. Aunque es la base, el dominio del español no es suficiente para enseñarlo. Un profesor de ELE debe contar con una serie de conocimientos, habilidades y actitudes que le permitan desempeñar su labor en distintos contextos, y para ello debe formarse en áreas como: la metodología de enseñanza de español como lengua extranjera, la enseñanza de la gramática, la gestión del aula, la creación de materiales, las competencias comunicativas, el tratamiento del error, la evaluación, etc. Todo ello se adquiere a través de un curso de formación de profesores de ELE, o a través de formación tipo máster en esta área. Así, el profesional que cuente con esta preparación estará capacitado para desempeñarse no sólo en el ámbito docente, sino también en sectores como el editorial, el empresarial, la investigación, el turismo, entre otros.

Pasión por el idioma. ¿Eres de aquellas personas que pueden pasarse horas argumentando sobre el uso de las comas o sobre las diferentes conjugaciones verbales? ¿Eres un defensor de tu cultura y estás orgulloso de ella? Si la respuesta es sí, entonces no sólo cumples con un requisito que es el conocimiento de la lengua, sino también con otro fundamental que es la pasión. Hay pocas cosas tan importantes como la pasión a la hora de enseñar, ya que un profesor de ELE debe transmitirle  a  sus alumnos no sólo saberes, sino también el amor por la lengua, despertar su curiosidad por aprender cada vez más, y al mismo tiempo compartir conocimientos sobre la cultura, costumbres, historia, y tradiciones de los países hispanohablantes.

Gusto por las relaciones sociales. Trabajar como profesor de español es el mejor camino para de conocer gente nueva. Ya no se trata sólo de los estudiantes, o de los compañeros de trabajo; el profesor de ELE necesita estar en contacto permanente con personas para aprender de ellas. La enseñanza de español es una oportunidad de construir nuevas amistades y afianzar las relaciones sociales. Y es que además de desempeñar las labores relacionadas con la enseñanza, el profesor de ELE también puede llegar a ser para sus alumnos una guía y un motivador.

Apertura. La interacción con personas de distintos lugares, edades, culturas, tradiciones, es una de las características de la profesión, así que un buen profesor de ELE debe ser un mediador en la comunicación intercultural. No será necesario que el docente domine una segunda lengua, pero como valor agregado, el profesor de ELE podrá a su vez desarrollar competencias que le permitan adapatrse a distintos contextos, e incluso aprender con mayor facilidad un segundo o tercer idioma. En términos generales, la  flexibilidad será una cualidad determinante; la capacidad de adaptarte y de adaptar tus clases al grupo con el que estés trabajando, marcará una enorme diferencia en el progreso de los alumnos.  Una actitud flexible te permitirá controlar cualquier situación y hacer de  la docencia una experiencia enriquecedora.

Ver: ¿Por qué hacer un curso de Formación de Profesor de ELE con LAE Formación?

Son cada vez más los profesionales que deciden prepararse para trabajar como profesores de español, y así darle un giro radical a su vida laboral; aunque esto supone un reto, igualmente ha significado para muchos la oportunidad de mejorar la calidad de vida y alcanzar un mayor desarrollo personal en un mundo globalizado en el que el español se está posicionando como una de las lenguas extranjeras con mayor demanda. Esto es lo que el Curso de Formación de Profesores de ELE de LAE Formación también puede suponer en tu vida.

¡Prepárate ahora y marca la diferencia en la enseñanza!

Ver: Fechas y precios

Pide más información